LAS TRADICIONES Y PECULIARIDADES MARCHENERAS ABRIERON LA JORNADA REFERIDA A LA CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA EN VARIAS CIUDADES DE NUESTRA COMARCA.

La jornada matinal del sábado del IV Congreso Nacional de Costaleros Pasión a Hombros comenzó con una mesa redonda sobre la Semana Santa de Marchena en la que han intervenido varios Hermanos Mayores, que han mostrado a los presentes los entresijos, tradiciones y peculiaridades de nuestra Semana Mayor desde diversos puntos de vista. Seguidamente, representantes del Consejo de Hermandades y Cofradías de Écija mostraron la belleza de la Semana Santa astigitana.

Fuente: La Voz de Marchena.

Después de la proyección de un vídeo introductorio, en el que tras un breve recorrido por la historia de Marchena, se destacan las singularidades, matices y tradiciones de nuestra Semana Santa, declarada de Interés Turístico de Andalucía, "durante la que Marchena se viste de gala para vivir estos momentos ligados al corazón de sus habitantes".

Los congresistas pudieron conocer de primera mano y con todo lujo de detalles las peculiaridades de nuestras Hermandades en lo referente a sus salidas procesionales, autores de las tallas de sus Titulares, orígenes y momentos más significativos de sus recorridos. Así, se refleja la primera salida de la Borriquita a hombros de los hermanos costaleros allá por 1973, la setencia y el prendimiento del Señor de la Humildad, el origen de la Hermandad del Dulce Nombre y su paso por el callejón de la Virgen, el recogimiento y silencio del cortejo de la Esperanza Coronada y su paso por la calle Doctor Diego Sánchez, el Mandato y la Centuria Romana de nuestro Padre Jesús, el transcurrir la Hermandad del Cristo de San Pedro por calle Orgaz o las moleeras y la vestimenta de la mujeres que acompañan a la Virgen de la Soledad, entre otros muchas singularidades.


Tras el visionado de la proyección, tomaron la palabra los representates de las Hermandades para pregonar nuestra Semana Santa a través de sus variadas facetas. De este modo, Juan Ramón Baeza, Hermano Mayor de la Veracruz destacó el "objetivo que todas las Hermandades tenemos de acercar a nuestros hermanos y al pueblo a Cristo, formándonos para dar un verdadero terstimonio de fe". Profundizando en el víde anteriormente expuesto, hizo un breve repaso de lo más destacado de cada Hermandad y añadió "la alegría con que se vive el Domingo de Resurrección, abriendo nuestras iglesias para compartirla con nuestros hermanos, ofreciéndoles el tradicional bizcocho y aguardiente marchenero".


Genaro Salvador, Rector de la Hermandad del Cristo de San Pedro habló sobre las costumbres y tradiciones, "unas perdidas, otras recuperadas y algunas que áun se conservan". Así recordó las moleeras de Nuestro Padre Jesús por la calle Sevilla, una vez que se habían adelantado para recogerse la Virgen y San Juan, la exposición durante el Viernes Santo del Santísimo de la Virgen de la Soledad, "que actualmente sólo se expone durante una hora", o la desaparición de las sextas del Cristo de San Pedro y las cuartas de la Veracruz. También se refirió a la recuperación del Descendimiento del Cristo por parte de la Hermandad de la Soledad. "aunque antes se hacía en la Plaza Arriba adornada con crespones negros" y se congratuló de la conservación de las moleeras de la Soledad, "aunque antes comenzaban en los Juzgados", del tedeum que celebra el Cristo como acción de gracias "por no haberle ocurrido nada a la imagen cuando en el año 1944 la cruz se partió al quedar enganchada en un cable", el Sermón de las Siete Palabras, del besapié de Jesús o de los estandartes de plata, entre otras tradiciones que aún se conservan.


El Hermano Mayor de la Hermandad del Dulce Nombre Manuel Ramón Martín Lora hizo un extenso y detallado recorrido por los orígenes y trayectoría de las bandas y agrupaciones musicales de nuestra localidad, destacando el papel de la música "como parte de la tradición y de la cultura de los pueblos", añadió que gracias a las agrupaciones musicales "nuestros jóvenes aprenden valores que le servirán más tarde a lo largo de sus vidas, aparte de ser una forma más de acercarse a Dios" y finalizó agadeciendo "su entrega, sacrificio y trabajo en pro de nuestra cultura cofrade".


El papel de los costaleros y de las centurias romanas fue tratado por José Antonio García Jiménez, Teniente Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús. Para él "los costaleros se ubican dentro de un sentimiento de arrepentimeinto, oración y encuentro con el Señor, y forman un bloque muy importante". Recordó la desaparición de la figura del santero con la aparición en 1973 de los primeros hermanos costaleros surgidos del Club Juvenil para colaborar en la salida procesional de la Hermandad de la Borriquita y cómo este fenómeno se extendió al resto de Hermandades. En cuanto a las centurias, afirmó que "no hay Pasión sin la figura del romano, símbolo del prendimiento, juicio, sentencia y arrepentimiento", se refirió a las singularidades de las cuatro centurias romanas de nuestra localidad, haciendo especial hincapié en el Mandato, para el que el Ayuntamiento ha pedido su inclusión como bien inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco, e invitó a los presentes a venir a verlo por su significado y "por su colorido y extraordinaria plasticidad".


Tratándose de la Semana Santa de Marchena, la saeta siempre ocupará un lugar de privilegio. Para Antonio García Lizana, Hermano Mayor de la Hermandad de la Humildad, "la saeta es un canto que nace de lo más profundo, un sentimiento ancestral, trasnsmitido de generación en generación, que constituye un rico patrimonio que debemos conservar para entregarlo como un valioso legado a nuestros descendientes". Se refirió a los cantos litúrgicos de los siglos XVI y XVII como los precedentes de sermones y cantos que más tarde se transformarían en la saeta, de la que se conservan diez estilos diferentes y que "a partir de 1820 nota la influencia del flamenco". Se refirió a algunos de los estilos de saetas, "que aún se conservan gracias a la extraordinaria labor de la Escuela de Saetas Señor de la Humildad fundada en 1986". Precisamente su director Roberto Narváez y los alumnos/as Daniel Casado, Conchi Pérez y María del Carmen Gómez ilustraron con su cante la intevención de García Lizana, que puso punto final a esta primera ponencia de la jornada del sábado.


Tras un breve descanso, llegó el turno de la Semana Santa de Écija. Rafael Caro, Tomás Rojas y Rafael Benjumea, presidente, vicepresidente y secretario respectivamente del Consejo de Hermandes y Cofradías fueron los embajadores de la bellísima ciudad de las torres, "ciudad, barroca, de sol y de fe". Durante sus intervenciones se trataron aspectos artísticos, culturales y turísticos, centrados fundamentalmente en su Semana Santa, agradecieron a los organizadores su inclusión en este Congreso "lo que demuestra el interés que nuestra Semana Santa despierta" y brindaron por "este ramillete de cuatro ciudades hermosas", refiriéndose además de a Écija, a las otras participantes en el día de hoy, Osuna, Morón de la Frontera y Marchena.

Un precioso vídeo demostró la belleza que esta ciudad atesora, "Écija, una de las perlas del barroco andaluz, la blancura hecha flor en primavera, es el rezo en silencio del costalero bajo las trabajaderas, es la oración callada en la quietud de sus monasterios...".

Antes de reflejar con detalle los orígenes y actualidad de cada una de las Hermandades astigitanas, los representantes del Consejo de Hermandades y Cofradías anunciaron la celebración de la Magna Procesión Mariana para el próximo 11 de octubre de 2015, en la que procesionarán conjuntamente todas las Vírgenes para conmemorar el 400 aniversario del  voto inmaculista promulgado por el Cabildo de Écija.