BRILLANTE CIERRE MUSICAL DEL IV CONGRESO NACIONAL COFRADE PASIÓN A HOMBROS

Tras la clausura del Congreso, se celebró en la Sala Municipal de Cultura un extraordinario concierto en el que intervinieron Agrupaciones y Bandas representando a  las cuatro ciudades protagonistas del evento: Osuna, Morón, Écija y Marchena.

Los primeros en actuar fueron los miembros de la Agrupación Musical María Santísima de la Encarnación de Osuna, dirigidos por José Luis Moreno, muy conocido en nuestra localidad por ser profesor de guitarra del Centro de Mayores y director de varios coros flamencos. Se trata de una formación muy joven en su creación, ya que apenas cuenta con un año de vida, aunque sus músicos atesoran experiencia, puesto que su creación de gesta por la fusión de otras dos bandas ursaonenses, la de la Veracruz y la de Virgen de Belén. Los 120 componentes que llenaban el escenario de la Sala, en la que actuaban por segundo año consecutivo, deleitaron al público con marchas como Orando en el Gesemaní, Alma de Dios, Mi Ángel de la Guarda y Mi pregón, estas dos últimas creaciones propias.

Fuente: La Voz de Marchena.

Desde la vecina ciudad del Gallo, llegaban a Marchena por vez primera la Agrupación Musical Nuestra Señora de la Fuensanta, dirigida por Francisco Nogales. Se notó sobre el escenario que el próximo año cumplirán 25 años de existencia y sus 90 músicos, entre los que se encuentran los hermanos Díaz Flores, antiguos directores de la Agrupación Musical Dulce Nombre de Jesús de Marchena, dieron lo mejor de sí para hacer disfrutar a todos de marchas propias como La fe de lo humilde, El reflejo de nuestras almas, dedicada a un jovencísimo miembro de la formación tristemente fallecido, y una magnífica adaptación del Ave María de Schubert, antes de finalizar su actuación con la titulada Costaleros del Señor.

También hacía su debut en Marchena la Banda de Música del Santísimo Cristo de Confalón de Écija. Bajo la dirección de Miguel Aguilar Jiménez interpretaron un repertorio “atípico” según nos comentaba el propio director de la formación, dedicada más a conciertos sinfónicos que a marchas de Semana Santa propiamente dichas. Comenzaron su actuación con un compendio de distintas marchas obra de Pedro Braña y agrupadas bajo el título de Cofradías Sevillanas, para continuar con Hosanna in excelsis, de Óscar Navarro, un compositor alicantino muy prolijo en la creación de bandas sonoras, y finalizar con la clásica Esperanza de López Farfán, en la que lució el solo de violín. La calidad de músicos, muchos de ellos profesionales, no pasaron desapercibida para un público que les despidió con una prolongada ovación.

La Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús de la Paz fue la encargada de poner el brillante colofón a este concierto, representando a Marchena, organizadora de este IV Congreso Nacional Cofrade. Más de 25 años de vida, dos discos en el mercado y una multitud de conciertos y desfiles procesionales contemplan a esta Banda, que por primera vez actuaba en público sin la presencia de Juan Carlos Berdugo, uno de sus baluartes a lo largo de su historia, “aunque sigamos contando con su apoyo y su ayuda” según nos comentaban sus directores, Rubén Jesús Rey y Juan Luis Aguilera. Con El triunfo de la Santa Cruz, compuesta por el siempre añorado Sergio Rodríguez Herrera comenzaron su actuación para continuar con Macarena de Bienvenido Puelles y Hasta el alma mercedaria, compuesta por otro de sus miembros, José Manuel Moya. Ante la insistencia del público ofrecieron como bis de su magnífica actuación, la marcha titulada Y tu estrella.